Ascención del Señor

Hermanos y hermanas en el Señor Jesús:

Hoy celebramos la Ascensión del Señor al cielo. Jesús, después de su resurrección, ha estado un tiempo con sus discípulos, con todos nosotros,  pero ahora tiene que partir, volver a la unión con  su Padre.

Cuando leemos el Evangelio, observamos que su tiempo en la tierra fue corto, sin embargo,  dejó su presencia de luz, de amor, de  justicia y de paz, por los lugares que pasó y, sobre todo, se ha quedado presente en la Eucaristía.

Esta solemnidad de la Ascensión es una buena oportunidad para reflexionar sobre el cielo, no como un lugar físico, sino como el estado del alma en la que el hombre ha decidido responder a la invitación de Dios, de contemplarlo y adorarlo por la eternidad, aún después de la muerte física. Jesús nos ha mostrado el camino de la felicidad, no sólo al subir al cielo y estar junto al Padre, sino también en su relación de amor con Él y las obras de amor a los hermanos. Si bien asciende ante la vista de sus discípulos, nos deja un mandato claro de predicar la buena noticia y llenar de esperanza este mundo.

Jesús se despide, pero nos deja a  nosotros la misión de seguir sus pasos, de ser sembradores de luz, de justicia, de paz y de amor, porque el Reino de Dios aún no está en su plenitud; nos toca trabajar, sembrar, abrir nuevos caminos, puesto que los tiempos cambian y la fe debe seguir siendo un pilar importante en la vida de las personas. Este mensaje es hoy más actual que nunca. En un mundo cargado de malas noticias, es necesario anunciar las realidades eternas y el Evangelio que es la buena noticia de Jesucristo mismo.

En ningún momento debemos sentirnos solos, porque Él está en comunión con nosotros, si bien ha subido al cielo, no nos hemos quedado desconsolados porque estamos esperando su segunda venida en gloria y majestad. Ante los sentimientos de desconsuelo, nos enviará su Espíritu Santo.  En el mandato de «Id al mundo entero y proclamad el evangelio a toda la creación», el Señor cuenta con nosotros para proclamar sus maravillas en este mundo.

La Ascensión es un acontecimiento muy importante, porque nos marca el camino de la felicidad verdadera. Luchemos todos por imitar a Cristo, deseando ir al cielo, y anunciando la buena nueva de la salvación a toda la humanidad, especialmente a quienes viven sin esperanza.

Por: Arzobispado de Guatemala

Monseñor José Cayetano

 

Facebook Comments

Perfil del Autor de este contenido

admin
admin
Actualmente tengo la bendición y la fortuna de pertenecer a la mejor empresa de Comunicaciones y Entretenimiento en Centro América, Grupo Emisoras Unidas. Me desempeño como anchor y manager del show matutino Morning Kiss por KISS FM 97.7 transmitido de Lunes a viernes de 6 a 9 AM y formo parte del departamento creativo a cargo de Yosi Sideral 90.1 y Atmósfera 96.5 de donde también además de creativo y productor, soy la voz institucional. Soy la voz de múltiples marcas en Guatemala y América Latina. Seguro alguna vez has escuchado mi voz en tu radio o tv. Dios en su infinita misericordia me recogió en sus brazos y con amor me dijo que soy su hijo. Soy Católico, ferviente seguidor de la Santísima Trinidad, predicador para la honra de nuestro Amado Padre Celestial..